Publicar Gratis

Una situación común en las empresas: quejas

Una situación común en las empresas: quejas

Los clientes, empleomanía y proveedores se quejan siempre y pueden funcionar como sugerencias para mejoras si así te lo propones. ¿Sabías que las quejas se pueden gestionar a tu favor? Se convierten en una oportunidad para implementar mejoras a tu servicio.

Te contamos que es común que haya este tipo de situaciones, pero está en ti sacarle provecho. El Instituto Biomecánica de Valencia plantea la siguiente introducción, te hace ver que es normal que existas.

En toda organización es imprescindible mantener un trato adecuado hacia los empleados. Si se presenta un problema que afecte directamente a alguno de los empleados, éste debe poder interponer una queja ante la organización. Por ejemplo, en el caso laboral puede entenderse como cualquier factor referente a las condiciones de trabajo, salarios, horarios, ambiente laboral, etc. Las quejas pueden aparecer si las condiciones de trabajo no son óptimas, si el trato de los jefes no es correcto y respetuoso, si se incumple alguna cláusula del contrato de trabajo, entre otras razones.

Por otro lado, ¿sabes identificar los tipos de queja?

  • Quejas objetivas, motivadas por hechos concretos que pueden comprobarse aún cuantitativamente. Por ejemplo: un tiempo extra mal calculado, fallos en el aprovisionamiento de materia prima o de equipo, errores en el calendario de vacaciones, etc.
  • Quejas subjetivas, basadas en la apreciación de quien se queja, o en la interpretación que da a determinados hechos. Por ejemplo: la forma en que el empleado es tratado por sus jefes, el reconocimiento de sus méritos, servicios, etc. Estas quejas tienen que ver con las esperanzas o los temores del empleado; desgraciadamente, son las más numerosas y difíciles de tratar; aun siendo imaginarias, estas quejas, para quien se queja, son tan reales como las objetivas.
  • Quejas mixtas, basadas en hechos comprobables, pero cuya interpretación se funda en reacciones subjetivas. Ejemplo de quejas expresadas en frases como: “los salarios son inadecuados”, “el trabajo es muy complicado”.

Identifícalas y las puedes resolver llegando a acuerdos y dialogando, piensa que cuando mantienes una queja tu servicio queda mal visto. Úsalas a tu favor para conocer más a quien le brindas ese servicio y comunícalas.

Fuente:

Instituto Biomecánica de Valencia

Gestión de Quejas

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *